Migritud (Traducción)

Menos de 20 años antes de que yo naciera, hubo un gulag en mi país. No lo supe hasta 2006. 

Ésta es la historia que aprendí en la escuela (de tercer a quinto grado, Escuela Primaria Hospital Hill, Nairobi): 

El primer hombre y la primera mujer fueron Gikuyu y Mumbi. Procrearon a los nueve clanes de Kikuyu. El Mugwe fue el líder que abrió las aguas, mucho antes que Moisés, y guió a su gente hacia la libertad. Koitalel arap Samoei predijo la llegada del hombre blanco y el ferrocarril (una larga serpiente escupiendo fuego). Dirigió a la gente Nandi en contra de los primeros invasores británicos. Waiyaki wa Hinga, el más importante de los jefes, acudió desarmado a una reunión supuestamente amistosa con el oficial británico Purkiss… ¡Lo asesinaron!

Garabateábamos “Purkiss-Cara de puerco” en los márgenes de nuestros libros de texto. Nos encendíamos con la honesta indignación de los nueve años. 

Cantábamos sobre el levantamiento de Maji Maji en Tanzania al ritmo de “Rivers of Babylon” de Boney M.: 

Por los ríos de Rufiji
hasta la meseta de Mahenge.
Hey hey ¡ganaremos
cuando echemos a los alemanes!
¡Maji Maji!
¡Esparce maíz, mijo y agua!
¡Protégenos de las armas alemanas!
¡Estamos luchando por la independencia
de nuestras hijas e hijos!
¡Maji Maji! 


Maji Maji. Allí los africanos fueron a la batalla contra el ejército alemán armados con lanzas, arcos y flechas. Creían que un mágico brebaje de maíz, mijo y agua los protegería de las balas. Fueron masacrados. 

Cantábamos sobre Shaka el rey Zulu al ritmo de “My Favorite Things”: 

Shaka el Zulu, fue un gran líder
Luchó con sus impis con escudos de dos metros
Puñales cortos usaban sus hombres para pelear
Así fue que su ejército ganó todas sus fuerzas… 
Ésta es la historia que no aprendimos: 

De 1952 a 1960, la gente de Kenia montó una feroz lucha de guerrillas, el levantamiento Mau Mau, para reclamar sus tierras y libertad a los británicos. Éstos encarcelaron, torturaron y asesinaron a aproximadamente 25 000 kenianos. Hombres, mujeres y niños. Más de un millón de kenianos fueron retenidos por más de ocho años en campos de concentración: aldeas rodeadas de alambre de púas donde el trabajo forzado, la hambruna y la muerte eran rutina.

Ésta es la historia que leímos en la escuela: 

El discurso del presidente Jomo Kenyatta, diez meses después de la independencia de Kenia: 

Que éste sea el día en el cual todos nos comprometimos a borrar de nuestras mentes todos los odios y dificultades de estos años que ahora pertenecen a la historia. Acordemos que no hablaremos del pasado. En cambio, unámonos, en todas nuestras acciones y declaraciones, preocupados por la reconstrucción de nuestro país y la vitalidad del futuro de Kenia. 
Ésta es la historia que no leímos: 

Testimonios orales de mujeres que sobrevivieron a los campos: 

Los oficiales blancos no tenían vergüenza. Violaban mujeres a la vista de todos. Las colgaban del cabello. Las metían en sacos, las empapaban de queroseno y les prendían fuego. 

Nos quemaban con colillas de cigarros. Nos obligaban a caminar sobre las brasas. Echaban pimienta de cayena y agua en nuestras vaginas. Gasolina y agua en nuestras vaginas. Nos introducían a la fuerza una botella empujándola con sus botas. 

Te forzaban a trabajar incluso si tus hijos estaban enfermos. Si tenías un niño enfermo, lo amarrabas a tu espalda mientras trabajabas. Los guardias te golpeaban si parabas para atenderlo. Al final, tomabas a tu hijo para revisarlo y descubrías que estaba muerto. Empezabas a gritar de conmoción y angustia. Los guardias entonces ordenaban a las demás ir y ayudarte a enterrarlo. 

Cada mañana cuando las barracas se abrían, los guardias preguntaban: 

¿Cuántos niños han muerto? 

Los ataban en paquetes de seis bebés. A cada una de nosotras nos ordenaban tomar un paquete y enterrarlo junto al resto de los cuerpos en las tumbas.

***

Migritude es un libro escrito por Shailja Patel, una poeta y dramaturga keniata. Es una obra de teatro y spoken-word de 90 minutos que aborda temas como la identidad, la migración y la guerra.

En 2019, con mi traducción de un fragmento de esta obra, obtuve un primer lugar en el Concurso de la Revista Punto de Partida de la Universidad Nacional Autónoma de México. Se publicó tanto en línea como en papel. Acá lo puedes leer completo.

Publicado por aleretanab

Estudié Lengua y Literaturas Hispánicas en la UNAM. He trabajado escribiendo testimonio de supervivientes de trata de personas, promoviendo la cultura comunitaria, haciendo síntesis de medios, traduciendo del inglés al español, enseñando inglés y realizando corrección de estilo. Fui becaria del FONCA 2017-2018 y residente en la Fundación Antonio Gala 2019-2020. Así que supongo que soy eso que llaman "una persona de letras".

A %d blogueros les gusta esto: